Blog de Ana María Palos

_________________________________

de Carlos Jiménez

El bombardeo de tres refinerías de Rusia por drones suministrados por la OTAN es la puesta en práctica de las recientes palabras de Macron: Rusia no nos puede poner líneas rojas, las líneas rojas las ponemos nosotros. Y supone no sólo un espaldarazo al deseo manifiesto del presidente francés de convertirse en el líder político europeo de la guerra contra Rusia, sino que supone un gran salto adelante en la creciente escalada del conflicto. Rusia tendrá que responder y tiene ahora mismo pocas alternativas para hacerlo, entre las que se cuenta un ataque a los beligerantes países bálticos que, obviamente, resultaría contraproducente. La práctica destrucción del ejército de tierra del régimen de Kiev ha sido un gran logro táctico que, sin embargo, no ha alterado el hecho básico de que la iniciativa estratégica sigue en manos de la OTAN.
Nos esperan días aciagos, porque el agravamiento de la guerra corre parejo con la intensificación de las medidas de control político y policial de la población.
Abrazos
Carlos Jiménez

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2024 Blog de Ana María Palos

Tema de Anders Norén