… Y Evo Morales se reía (con razón)

Detenido en el aeropuerto de Viena, Evo Morales, presidente electo de Bolivia, sonreía impenetrable. Le recorría el rostro la peculiar hilaridad que manejan para sus adentros los indígenas del altiplano andino cuando afrontan las absurdas cosas del hombre blanco.

vía El Independiente – Opinión – El Periódico de Aragón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.