El Juzgado de Málaga impide que la jueza Servini visite la mayor fosa del franquismo

El Juzgado Número 9 de Málaga no autoriza una “inspección ocular” de la jueza María Servini a la fosa común del cementerio de San Rafael, en Málaga, alegando que será el propio tribunal quien la realice el próximo 18 de junio.

vía El Juzgado de Málaga impide que la jueza Servini visite la mayor fosa del franquismo.

María Servini de Cubría tomará declaración a víctimas del franquismo en el País Vasco, Andalucía y Madrid : Periódico digital progresista

La jueza argentina María Romilda Servini de Cubría, magistrada del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 1 de Buenos Aires, que instruye la denominada Querella contra los crímenes del franquismo, llegará el domingo a España para tomar testimonio a víctimas y querellantes,según informa la Coordinadora CEAQUA que aúna a los denunciantes en esta causa.

Memoria histórica: 14 años exhumando fosas, recuperando dignidades | CeAQUA

Catorce años después de aquellas primeras exhumaciones, y tras los 83 años de la proclamación de la II República, Silva celebra que “se haya superado ese complejo de inferioridad”. La labor de la ARMH, sin duda, ha servido para “sacar del olvido a las víctimas, exhumando también su historia”. Y aunque el trabajo de la Asociación se haya centrado en encontrar a los miles de desaparecidos que aún reposan en fosas comunes,

La doctrina Parot

Los españoles de bien y la doctrina Parot.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dejado sin efecto la doctrina Parot. A pesar de numerosas reacciones especialmente virulentas, lo cierto es que no se ha acordado de forma arbitraria la libertad de Inés del Río, que llevaba 26 años en prisión. Lo que ha proclamado el tribunal es algo muy distinto: la reclusa debía quedar en libertad porque ya hacía algunos años que había cumplido su condena.

Entrevista a Fausto Canales Bermejo; querellante

“Un grupo de hombres armados irrumpe a las dos de la madrugada en un hogar de Pajares de Adaja (Ávila). Dentro, Valerico, su mujer, Virgilia y sus dos hijos, Victorico y Fausto, de cuatro y dos años, duermen. El grupo saca violentamente a Valerico de la cama, le ata las manos, lo introduce en una camioneta y se lo lleva.