Toreo, tradición ‘tortural’ e izquierda-Nazanín Armanian

Pamplona, San Fermín y… pobre de mí, que permito que la fiesta grande de mi pueblo esté empapada de dolor y sangre de seres inocentes; pobre de ellos, que asustados y desorientados recorren las calles estrechas y empedradas, se resbalan, se rompen las patas y, exhaustos y doloridos, llegan a la plaza; y pobre de todos nosotros,