Hiroshima,

La muerte no cayó del cielo.

 

 

Señor director:

 

La muerte no cayó del cielo cobre Hiroshima, como ha afirmado el presidente Obama, sino de un avión estadounidense. Fue un enorme crimen de guerra emplear la bomba atómica sembrando 140.000 muertos y muchas más víctimas civiles,

“Hay memoriales en todas partes menos en España”

Todo empezó con un viaje a Japón. Julián López Belenguer (Huesca, 1945), jubilado de una empresa eléctrica, aprovechó en 2006 unas vacaciones en ese país, donde su hijo trabajaba como ingeniero de robótica, para ver el Monumento a la Paz en Hiroshima. Acompañado por su esposa, López quedó impresionado al ver como miles de escolares recorrían el parque consagrado a no olvidar el horror.