Ser médico |

Acabo de llegar de un viaje de 15 días a Estados Unidos. La razón del mismo era doble, asistir a la reunión anual de la asociación americana de cirugía torácica, lo que vengo haciendo, prácticamente sin interrupción, los últimos cuarenta años y visitar durante unos días la Clínica Mayo, sin duda una de las grandes catedrales de la medicina mundial, cosa que, aunque con menos frecuencia, vengo repitiendo desde que tuve la suerte de conocerla en el ya lejano año 1970.

vía Ser médico | Sociedad | EL PAÍS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.