PLATAFORMA EN DEFENSA DE LAS LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PAH POR EL GOBIERNO DEL PP:

Hace sólo unos días, la Vicepresidenta y Portavoz del Gobierno del PP. Soraya Sáenz de Santamaría señalaba la dirección que su partido y su Gobierno iban a tomar frente a la estrategia de escraches iniciada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, al declarar en relación a la misma que «la gente puede expresar su opinión, pero hay que ser muy conscientes de que hay derechos de otros que hay que respetar» y añadir que «los derechos en este país no son ilimitados, acaba el derecho de uno cuando empieza el derecho de otro».

Previamente, el señor González Pons, visitado por la PAH, declaraba en tono insultante “Asustar a mi familia es un método mafioso. Hoy lo hacen para que los políticos cambiemos el voto. Mañana lo harán con los jueces y pasado con los periodistas. Es muy peligroso. Dicen que me van a señalar, pero señalar es lo que hacían los nazis con los judíos”. Esto dijo después de poner una denuncia en comisaría contra la PAH. Más allá de que dichas palabras fueran absolutamente frívolas y desproporcionadas al equipararse el mismo con los judíos durante el nazismo y a la PAH como nazis y mafiosos, las actuaciones de este gobierno en relación a los afectados por la hipoteca muestran su intención de criminalizar a este movimiento.

El último exabrupto de la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, ha estado dedicado también a este movimiento. Ha indicado que «La señora Colau y personas en la plataforma han manifestado su apoyo en determinadas ocasiones a Bildu, a Sortu y a todos estos grupos que, a mi modo de ver, tienen mucho que ver con el entorno de ETA». Que en la Plataforma en Defensa de las Libertades Democráticas sepamos Bildu es una organización legal, presente en las instituciones democráticas de Euskadi y cuenta con el apoyo de alrededor de 300.000 ciudadanos vascos, siendo Sortu también un partido legal.

Y, por si no fueran claras las intenciones de la señora Cifuentes y de su Gobierno, aquella añadió: «Lo que no creo es que el derecho de manifestación, ni siquiera por una causa justa, pueda traspasar ciertas líneas». Es el PP y su Gobierno los que han traspasado todas las líneas de la decencia y de lo que a un Gobierno le debe ser permitido.

Los escraches pueden resultar más o menos molestos, vergonzantes o fastidiosos para quienes los padecen pero es mucho más doloso, duro, terrible sufrir la pérdida de una vivienda y ver cómo un Gobierno se niega a dar soluciones humanas a la angustiosa tragedia que viven centenares de miles de personas en el Estado español, situaciones que han provocado ya más de veinte suicidios ante la desesperación de verse sin salidas vitales, ni casa ni trabajo.

Negar a un movimiento el derecho a la protesta y a la presión sobre los responsables de la continuación del dolor de tantas miles de familias sí que es negar el derecho de los otros y comportarse con la brutalidad de un mafioso y de un nazi.

Desde la Plataforma en Defensa de las Libertades Democráticas podemos considerar más o menos afortunadas las propuestas de la PAH en relación a la dación en pago porque sigue dejando en la calle al hipotecado y porque su filosofía reconoce el derecho de los bancos (los que provocaron la crisis) a cobrar la deuda por encima del derecho a la vivienda, en un momento en el que a crisis deslegitima al capitalismo de toda razón moral, más aún que en otros momentos históricos en los que igualmente resulta cuestionable. Pero no podemos dejar de reconocer que este movimiento ha señalado un problema de tamaño colosal y de dimensión humana trágica que hace que tengamos que ponernos de su lado cuando se le intenta criminalizar.

Defender en estos momentos a la PAH de los ataques y el intento de marginarla y perseguirla por parte de este Gobierno liberticida del PP no es dar un cheque en blanco a sus propuestas políticas sino defender su derecho a la libertad de expresión y de manifestación, al uso del escrache y de otros métodos de protesta y al señalamiento, junto a la banca y a todo el sistema capitalista, que también es industrial y de servicios, de los gobiernos que niegan los elementales derechos a la vivienda, al trabajo, a la sanidad y la escuela públicas y gratuitas, a las prestaciones por desempleo y a unas pensiones dignas a la clase trabajadora.
Desde la Plataforma en Defensa de las Libertades Democráticas hemos dicho en nuestro Manifiesto fundacional, y repetido por activa y por pasiva, que “recortes sociales y recortes de libertades son distintas caras de una misma moneda represora. El Partido Popular necesita de la desmovilización de las víctimas de la crisis capitalista –que no la provocaron- y de su silencio para lograr una vuelta de tuerca más que le permita imponer su programa reaccionario en lo económico, lo social y lo político”. El recorte a las libertades democráticas y la represión ante las luchas sociales es la práctica continuada de un Gobierno profundamente antisocial y antidemocrático. Defender las libertades y el libre ejercicio de las mismas debe ser parte fundamental del desarrollo de las luchas y protestas sociales contra este gobierno antiobrero y antisocial.

FUERA EL PP DEL GOBIERNO.
CIFUENTES DIMISIÓN YA, POR FASCISTA Y ACOSADORA DE LAS PROTESTAS SOCIALES.

2 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.