¡Ni esclavas, ni sumisas, ni devotas!

La religión ha encadenado siempre a la mujer, ha despreciado y criminalizado siempre su cuerpo, y la ha condenado a ser un ser inferior, a ser una esclava  (Emma Goldman)

Ninguna mujer puede llamarse a sí misma digna hasta que no pueda escoger consciente y libremente si desea o no ser madre (Margaret Singer)

vía ¡Ni esclavas, ni sumisas, ni devotas! : Periódico digital progresista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.