Guardias civiles | Almudena Grandes

No les ha escuchado nadie, y no es porque no hayan hablado. Han contado su versión en algunos medios y lo han hecho muy bien, con la autoridad que les confiere el conocimiento directo de hechos sobre los que otros especulan, en un tono sereno, tan impregnado de convicción que es muy difícil dudar de su sinceridad. Estoy hablando de guardias civiles, no de la Guardia Civil con mayúsculas, ni de su director general, ni del ministro del Interior que acaba de condecorar a la Virgen María, y qué pena que Valle-Inclán se lo esté perdiendo, y que nos vayamos a perder todos el maravilloso esperpento que Fernández Díaz le habría inspirado a don Ramón.

vía Guardias civiles | Opinión | EL PAÍS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.