Grande hasta en el ‘landismo’ (Alfredo Landa)- Carlos Boyero

Recordar o volver a visitar a su Paco el Bajo, a ese campesino permanentemente explotado y humillado, resignado a la desolación, inocente ancestralmente en su servilismo, infatigable y perruno rastreador de las piezas que caza su brutal señorito, víctima muda, cojitranco y expresando con sobriedad y sabiduría mediante sus ojos y sus gestualidad los sentimientos más variados, provoca siempre el escalofrío, la piedad, la indignación moral.

vía Grande hasta en el ‘landismo’ | Cultura | EL PAÍS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.