El suicida generoso. Gregorio Morán · · · · ·

Si hubiera sucedido en Alabama, Estados Unidos, de seguro ocuparía página de los diarios y sería noticia en más de un telediario. Pero ocurrió en Valencia en día tan significativo como el 14 de abril, por tanto cabe deducir que debe pasar por la censura social que ahora domina los medios, y podría asegurar que pocos, muy pocos, se enteraron de la impresionante historia.

A las 10 de la mañana un individuo al que imagino de buena planta –era un tirador olímpico veterano–, algo excitado, se presenta en la recepción del hospital valenciano de La Fe. Es jornada festiva en Valencia, lunes de Pascua. El hombre aborda a la chica que está en la recepción y le dice escuetamente: “Me llamo Antonio Temprano García y quiero donar todos mis órganos”.

vía El suicida generoso. Gregorio Morán · · · · ·.

Deja un comentario