El consorcio Casa de América y Cuba

¿Cómo hablar de democracia con cinco millones de desempleados y una ley laboral que sólo protege los derechos de las grandes empresas y los bancos? ¿Cómo hablar de democracia si están privatizando la salud pública para entregarla a empresas privadas que sólo atienden a aquellos que pueden pagarla? Y esas empresas privadas de salud curiosamente son propiedad de los amigos del partido de la dama Esperanza, como es el caso de la empresa Capio. ¿Cómo hablar de democracia si están recortando la educación pública y privatizándola para que sólo los ricos puedan acceder  a ella? ¿Cómo hablar de democracia si a la gente que se queda sin trabajo la echan de sus casas a la calle porque no pueden pagar el alquiler o la cuota de hipoteca basada en la usura de los intereses altísimos? ¿De que democracia pueden hablar si sólo gobiernan para el sufrimiento enorme de un pueblo?  ¿De que democracia hablan cuando las cárceles para inmigrantes –los CIES- están llenas de gente que no ha cometido ningún delito? ¿O es delito pedir un trabajo y papeles para vivir con dignidad?  ¿La democracia es sólo para los dueños de los bancos y las empresas? ¿De que democracia se puede hablar si todas las leyes que este gobierno ha promulgado son contra las mayorías empobrecidas y castigadas?

vía El consorcio Casa de América y Cuba | La pupila insomne.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.