Deberes -Almudena Grandes

Yo les desearía un feliz verano de todo corazón. Les pediría que hicieran memoria, que bucearan en sus recuerdos infantiles para encontrar el rastro de una alegría sencilla y barata, utilitarios llenos de niños y cargados hasta los topes, tarteras con tortillas y filetes empanados, tertulias al fresco sobre suelos recién regados, el júbilo del agua helada de las pozas de los ríos en los pueblos donde todos teníamos un abuelo con una casa. Los veranos antes de Cancún también eran veranos, y fueron buenos.

vía Deberes | Opinión | EL PAÍS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.