Crimental en Twitter – Marcos Paradinas

El Gobierno ha aprendido la lección en el pellejo de su colega el turco Erdogan, un principiante en lo que a censura se refiere, y sabe que, para acallar a la disidencia virtual, antes hay que sembrar la semilla de la justificación. Y si no, por lo menos, los tuiteros dudarán dos veces antes de darle al botón de enviar, por si acaso cometen un delito de pensamiento.

Y todo esto, repito, a raíz del asesinato de una política a manos, presuntamente, de unas compañeras de partido.  Qué no se le habría ocurrido a la delegación del Opus que ha ocupado el Ministerio del Interior si el asesinato hubiera sido obra de un desahuciado, un preferentista o un afiliado sindical. Mejor ni siquiera imaginarlo, no vaya a ser que incurra en crimental y el habeas corpus me fastidie el fin de semana.

vía Crimental en Twitter : Periódico digital progresista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.