Con el sudor de los de abajo-Carmen Lizárraga

Nuestro país, el cuarto más desigual de la Unión Europea, no debería asumir gratuitamente, ni naturalizar, desigualdades corporativas que alimentan la desigualdad extrema y favorecen actuaciones como las subcontratas empresariales que precarizan aún más. Es el momento de hablar de renta básica; de renta máxima y de proponer un impuesto a la desigualdad corporativa.

Origen: Con el sudor de los de abajo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.