La gestión de tu propia muerte

 

Escrito por Alberto Moncada   

18/09/09

Hace unos meses, un médico norteamericano, el doctor Kevorkian, fue noticia porque había inventado una máquina para suicidarse.

El invento no es demasiado sofisticado. Se trata de un motor eléctrico que bombea en vena una mezcla de sedantes y veneno que provoca una muerte tranquila durante un sueño inducido y que puede ser accionada a voluntad por el paciente.

El derecho a morir con dignidad

Negar el derecho a morir sin dolor y con dignidad a las personas como consecuencia de un mandato de su Dios, es delegar la gobernanza de un país a un poder terrenal no democrático que utiliza un poder supuestamente divino (que nadie ha elegido) para controlar a la población. Han sido un error grave el excesivo respeto y docilidad mostrados por las izquierdas a las imposiciones de un poder fáctico que ha dañado tanto y continúa dañando a la población,