‘Agaborbón’ | Maruja Torres

Datos hay, sin embargo, de que fue la diosa Audiencia de Palma, que montaba una astuta moto de agua, quien llegó a toda velocidad y, contra su habitual pachorra, trajo consigo una desafiante imputación en frío y una tirando a sexi imputación en caliente. Aliviado por su igualdad de oportunidades, Agamenón respiró hondo, sin darse cuenta de que la moto había abierto una brecha fatal en el costado de su velero, que ya escoraba irremisiblemente.

vía ‘Agaborbón’ | Opinión | EL PAÍS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.